DE REPENTE

Por: Mercedes Muñoz

Cuando todo a tu alrededor se vea oscuro. Mira hacia arriba, de allí viene tu ayuda.

1 Levanto la vista hacia las montañas, ¿viene de allí mi ayuda? 2 ¡Mi ayuda viene del Señor, quien hizo el cielo y la tierra! Salmo 121:1-2

En este tiempo es muy común sentirnos ansiosos, deprimidos, tristes, angustiados, o a veces hasta desesperados.

Vivimos en una sociedad donde el “activismo” es el que nos gobierna: el trabajo, las responsabilidades financieras, el hogar, los hijos, los estudios, la familia y las amistades, nos mantienen en una actividad constante.

Pero, DE REPENTE… nos hemos encontrado en esta “pausa” esta situación tan inusual que estamos viviendo ahora en la que la mayoría nos sentimos como en puntos suspensivos…

Y DE REPENTE, estamos en casa, pensando en cómo haremos para pagar la renta o simplemente preguntándonos: Qué va a pasar?

Y allí es donde estas sensaciones de temor, ansiedad, depresión o desesperación, llegan a nuestra mente, y son completamente válidas. Pero aunque válidas, debemos aprender a no dejar que nos gobiernen.

Recuerda que el Dios de la creación que sostiene todas las cosas con su inmenso poder, esta contigo. Su palabra y sus promesas son para ti HOY.

En este tiempo de crisis es importante cada día detenernos un momento … y justo allí recordar que mi ayuda para cuando estoy preocupado, ansioso o angustiado no viene de cuantas veces me lave las manos, no viene de que tenga el spray que desinfecta o el gel… sino que mi ayuda viene del Señor que creó los cielos y la tierra.

En momentos que estamos ya desesperados por no poder salir a la calle;  abre una ventana y reconoce que: Tu ayuda viene del Señor que hizo los cielos y la tierra.

El Señor es tu guardador, el cuida de ti.

Si estás pasando por estos momentos como yo, has esta oración :

Señor, se que estás conmigo, sé que me proteges, aunque estoy pasando por este tiempo en el que no tengo control de las cosas y de repente me siento en una pausa en mi vida, yo decido entregarte a ti el control de mis emociones y que tú paz gobierne mi vida . Amén!

Comments

Leave a Comment