LA PERSPECTIVA CORRECTA

“Confía en el Señor con todo tu corazón, no dependas de tu propio entendimiento”. Proverbios 3:5

Las mujeres, tenemos la tendencia a ser mucho más analíticas, detallistas y minuciosas. Esto es una cualidad única, que por diseño se nos ha otorgado. Tiene más ventajas que desventajas, pero esta misma cualidad a veces nos puede jugar en contra. A diferencia de los hombres, nosotras podemos darle mil vueltas a un mismo pensamiento en un minuto, queremos tenerlo todo bajo control y podemos sentirnos frustradas cuando algo se nos sale de las manos. Nos preguntamos constantemente ¿Por qué somos así? Tranquila, no eres solo tu. Déjame decirte que esto tiene una base científica.

La neuropsicología constata que, debido a la acción de hormonas sexuales femeninas, nuestro cerebro conforma redes neurales y procesos bioquímicos que los hombres no, y por ello tenemos diferencias en nuestros reflejos y comportamientos. Fuimos diseñadas para tener este nivel de detalle y análisis. Pero ¿qué hacer cuando sentimos que a pesar de querer controlar lo mínimo, hay cosas que se nos escapan de las manos?

El secreto está en nuestra perspectiva. La perspectiva es el modo de analizar una determinada situación y para hacerlo confiadas debemos poner la mirada en nuestro Padre. Yo solía ser una mujer que quería tener siempre el control de todas las situaciones. En mi trabajo, en mi hogar, en mi vida personal, pero sobretodo en mis proyectos. No le consultaba a Dios cuales eran los planes que Él quería para mí, lo que hacía era estructurar mis planes y, por último, le pedía su bendición. Esto me mantenía en un nivel alto de estrés porque si un detalle se salía de mi control me frustraba inmediatamente. Hasta que comprendí que no era en mis fuerzas, sino en las de Dios. Aprendí a soltar y a confiar. No fue de un día para otro. Por años trabaje en ello y sigo haciéndolo, para no permitir que mis ganas de control ganen sobre mi confianza en Dios. ¿Cómo lo hago? Recordándome día a día cual es mi perspectiva.

Dios tiene planes maravillosos para nosotras, planes mucho más perfectos de los que podemos siquiera imaginar, nos lo dice claro en su palabra y por eso debemos fijar nuestra mirada en Él, porque a pesar de que por nuestra naturaleza femenina queramos controlarlo todo, Él es quien esta en control y comprender esa verdad a tiempo nos evita muchos caminos dolorosos. Confía en Él, háblale y pídele al espíritu santo que te revele el camino, pero sobretodo escucha y siente su guía.

Jesús nos dice: <<No dejen que el corazón se les llene de angustia, confíen en Dios y confíen también en mí. En el hogar de mi Padre, hay lugar más que suficiente>> Juan 14: 27. Bajo esta premisa, no vale la pena vivir angustiadas por la incertidumbre del mañana o por todas las tareas que sentimos que debemos hacer, solo hay una certeza: Dios está con nosotras.

Eso es lo que yo trato de hacer a diario: confiar, meditar en su voluntad y en el propósito que hay detrás. Recuerda, somos extraordinarias, fuimos diseñadas para grandes cosas, tenemos un nivel de detalle y de atención único, eso nos hace maravillosas, así que cuando analicemos cualquier situación, no olvidemos que Dios está en control de todo y que sus planes para nosotras siempre serán de bienestar.

#mujeres #saludemocional #perspectiva #propósito

Comments

  1. Mi Cindy, tremendo lo que dices de que cómo mujeres manejamos tantos pensamientos y pues por eso mismo queremos tener el control de todo lo que hacemos, pero en verdad necesitamos entregarle todo el control de cualquier situación Dios.

Leave a Comment