La Voluntad

Por Génesis Rincón

“Confía en el SEÑOR con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar. No te dejes impresionar por tu propia sabiduría. En cambio, teme al SEÑOR y aléjate del mal. Entonces dará salud a tu cuerpo y fortaleza a tus huesos.”
Proverbios 3:5-8 NTV

 ¿Cuán difícil es a veces aceptar la voluntad de Dios? A veces es muy difícil. Cuando nos sentimos que tenemos todo bajo control, que todo está perfecto como siempre lo hemos soñado, entonces llega Dios y actúa, para demostrarnos que esa tranquilidad que sentimos, no es la que merecemos. Quiero contarles mi historia y como aprendí a aceptar la voluntad de Dios.

Tuve un lapso de mi vida que me sentía completa, tenía todo lo que quería, mi esposo y yo estábamos esperando a nuestro primer hijo, un niño tal como Dios me lo había prometido. ¡Habíamos comprado nuestra casa, todo estaba como yo quería, era muy feliz! En ese momento vivíamos en Venezuela. Durante mi embarazo, Dios puso en nuestro corazón tener a nuestro bebé en los Estados Unidos, ya que en Venezuela no había las condiciones necesarias para tenerlo. Llegamos a este país con el plan de regresar luego del primer mes de vida de mi bebé. Todo fue hermoso desde que nació David, todo iba como lo habíamos planeado, pero en un momento, todo cambió.  Los planes para poder regresar a nuestro país cambiaron y tuvimos que quedarnos a vivir en los Estados Unidos.

Estábamos los tres solos, mi esposo trabajaba todo el día para poder enfrentar todo esto que estaba pasando. Durante el posparto viví mucha soledad. Mis sueños de que mi hijo disfrutara de su familia se desaparecían poco a poco. Entré en una especie de depresión, lloraba sin parar, porque todo lo que yo pensaba que tenía planeado ya no estaba y me hice la pregunta: ¿Por qué Dios me estaba haciendo esto? ¿Por qué? Si yo no estaba pidiendo nada extraordinario, solo quería estar en mi casa, en mi país, con mi familia.

Fueron meses duros en los que dudé si de verdad Dios estaba escuchando mis oraciones. ¿Por qué si yo tenía todo en mi país, me estaba haciendo venir a este sin nada? Por varios meses hice mi mayor esfuerzo por estar feliz por mi esposo y por mi hijo, pero en el fondo no me sentía así. Hasta que un día entendí este versículo: 

“Confía en el SEÑOR con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar. No te dejes impresionar por tu propia sabiduría. En cambio, teme al SEÑOR y aléjate del mal. Entonces dará salud a tu cuerpo y fortaleza a tus huesos.”
Proverbios 3:5-8 NTV

Cuando leí este pasaje, pude entender que su voluntad de verdad si es mejor que la mía. Luego de todo el proceso que tuve que vivir, pude ver que a pesar que no tenía todas las comodidades de antes, no me faltaba nada donde estaba.  Gracias a Dios tenía todo,  pero no tenía a Dios en todo y era lo que me faltaba.  Yo pensaba que mi matrimonio estaba bien, pero ahora está excelente, como Dios quería que estuviese. Estuve conforme con “estar bien” y Dios quería llevarme a su plenitud, a estar mejor en todas las áreas de mi vida.

Ahora mirando hacia atrás, puedo ver que Dios siempre estuvo, está y estará con nosotros, que Su amor es perfecto y Su voluntad siempre será mejor que la nuestra. Mi gran enseñanza en medio de todo este proceso fue aprender a soltar y a colocar mi mirada y mi confianza en el Señor.

 

Comments

  1. 💕💕💕💕💕💕💕
    Que hermoso este testimonio,
    de una mujer joven!!!!!!

  2. Gracias por tu testimonio, Génesis! Varias veces yo he actuado con mi propia voluntad y hecho mala decisiones. Tienes razón. La voluntad de Dios siempre es mejor que la nuestra!

Leave a Comment