LIBRES PARA SER

Por Cindy Sierra

Hebreos 12:1 Quitémonos todo peso que nos impida correr, especialmente el pecado que tan fácilmente nos hace tropezar. Y corramos con perseverancia la carrera que Dios nos ha puesto por delante.

¿Cuántas veces nos hemos sentido presionadas a demostrar lo que valemos y lo que somos? ¿Cuántas veces buscamos nuestra identidad en nuestro pasado, en lo que los demás piensen de nosotras, o en la aprobación de terceros? No se tú, pero yo lo sentí muchas veces.

Muchas mujeres podemos llegar a sentirnos prisioneras de nosotras mismas, de nuestras inseguridades, de nuestros pensamientos, sobretodo de nuestro pasado. Constantemente nos repetimos el guión de las experiencias dolorosas, de las pasadas derrotas y de todo el sufrimiento acumulado, porque creamos una falsa identidad alrededor de esa versión de nuestras vidas. Muchas mujeres nos ponemos rótulos, como «la mujer abandonada», «la mujer herida», «la mujer engañada» y caemos en la auto-compasión. Hasta que un día somos libres, libres de nosotras mismas, libres de nuestros pensamientos mediante la libertad que nos da Jesús.

Cuando permitimos de forma genuina que Jesús entre en nuestro corazón, sentimos como esa carga pesada con la que hemos viajado por mucho tiempo cae y a partir de ese instante experimentamos una sensación liviana en nuestras vidas, una nueva bocanada de aire fresco. Podemos ver como hemos llenado nuestra maleta de sentimientos ajenos a lo que Dios quiere para nosotras y como estos sentimientos pueden turbar nuestros planes de prosperidad. Dios tiene el poder de restaurar cada grieta de tu corazón. En Él nacemos de nuevo y nacemos para ser libres.

Libres ¿para qué?

Libres para ser nosotras mismas, libres para vivir conforme al propósito de Dios, libres para vivir sin culpas y sin miedos, pero sobretodo, libres para tener una relación con nuestro Padre. Una relación en la que nos sintamos amadas, protegidas y respaldadas. Cuando nos relacionamos con Dios, podemos ver con nuevos ojos para que hemos sido creadas y como podemos llegar a los demás de la manera en que Él quiere que lo hagamos.

Hemos sido equipadas con grandes talentos, con dones que nos hacen únicas y especiales. Seguramente has notado que tienes una habilidad que te hace diferente a otras mujeres, y eso es porque has sido diseñada de una forma única y especial para llevar a cabo la obra que Dios pensó para ti, mucho antes de estar en esta tierra. Eso nos hace libres, libres para SER.


Somos llamadas para ser libres, y esa libertad solo es dada por nuestro Padre. «Pues el Señor es el Espíritu, y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.» 2 corintios 3:17

¡Sé libre hoy!

#mujeres #saludemocional #propósito #libresparaser #libres

Leave a Comment