Plena y Feliz

Por: Argery Cerros

“Aprendiendo a ser feliz con lo que ya tienes y no solo con lo que sueñas”

“»Hoy te he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre bendiciones y maldiciones. Ahora pongo al cielo y a la tierra como testigos de la decisión que tomes. ¡Ay, si eligieras la vida, para que tú y tus descendientes puedan vivir!” Deuteronomio 30:19 NTV

En Deuteronomio 30:19 dice que Dios nos ha dado a elegir entre la vida y la muerte; entre bendiciones y maldiciones. ¿Qué camino vas a elegir?

En la vida se nos presentan diferentes circunstancias, unas agradables y otras no tanto. Incluso hay unas que no elegimos vivir, sin embargo, nos ha tocado estar en ellas. El punto importante ahora es como tú decides vivir en medio de esas circunstancias. Por ejemplo, ¿cómo has decidido vivir la situación mundial que nos rodea?

Muchas veces pensé que cuando recibiera lo que tanto anhelaba estaría feliz y plena. Empecé a ocuparme en mi profesión, hacer cosas para la iglesia que me gustan, salir con amigas, mientras espero la persona indicada que Dios tiene para mi. Creí que al llenar mi vida de cosas que me mantenían ocupada, sería lo necesario para sentirme plena y feliz. Pero no fue así, caí en un ciclo de vida vacío y sin ánimo de seguir adelante. Quise renunciar a todo y “construir una vida diferente”. Fue entonces cuando decidí elegir la vida: buscar a Dios como nunca antes lo había hecho. Intimé con El profundamente y fue entonces donde me llené de lo que me dio plenitud y felicidad.

Es por eso que aprendí que necesitaba estar plena para ser feliz. Ser una persona plena es aquella que tiene una sensación de regocijo que le invade en su pecho. Es estar completa, llena y satisfecha. Cuando decidí llenar mi vida de Dios y de todo lo que significa tener intimidad con El, pude llenar todos mis vacíos. Empecé a sentir esa sensación donde sientes que tu corazón se va salir de tu pecho por la alegría que te inunda. Es en este momento donde eres plena, y es en esa plenitud donde encuentras felicidad.

Ser feliz puede ser una actitud, una emoción o un sentimiento. Para ser feliz hay que transformar el estado en una actitud y ligar la emoción de ser feliz a más momentos de felicidad. Una persona feliz, es aquella que se siente plenamente satisfecha al gozar de todo lo que ya tiene dentro de sí.

En la presencia de Dios es donde encuentras plenitud y felicidad en medio de cualquier circunstancia. “Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre.” Salmos 16:11 RVR1960

Dentro de ti hay un gran potencial y sueños por nacer. Elige el camino de la vida y serás plena con todo lo que ya tienes. ¡Aprenderás a estar feliz!

Leave a Comment